Educación

Inicio Aprendizaje Aprender haciendo

Aprender haciendo

Publicado por Hilda Fingermann

No es cuestionado en la actualidad el rol de los conocimientos experimentales, y el puente que debe existir entre la teoría y la práctica. Un conocimiento que no se aplica, tiende a olvidarse, pues no se percibe su finalidad. Sin embargo una práctica sin teoría resulta vacía de contenido, y lo importante sería aplicar los conocimientos conceptuales a la realidad para aprehenderlos. El saber práctico ya había sido puesto como sumamente valioso por el filósofo griego Aristóteles, que consideraba a las ciencias prácticas, la Ética y la Política, como las que permitían adquirir las técnicas, pero junto a este tipo de ciencias, reconoció otros conocimientos: los científicos que daban cuenta de las causas, verificables experimentalmente, y los conocimientos puramente intelectuales que nos dan los principios.

John Dewey consideraba que la escuela debía ser una especie de laboratorio donde el niño “crearía” su propio aprendizaje, a partir de sus experiencias anteriores, motivado por el maestro, que tomaría en cuenta, especialmente los intereses individuales de cada educando.

Basados en estas ideas, muchos autores conciben más radicalmente la cuestión, privilegiando la práctica, y erradicando lo teórico, como único modo de aprender. Tal es el caso del profesor estadounidense Roger Schank, nacido en 1946, que se opone en forma abierta al sistema escolar, proponiendo una enseñanza puramente práctica. Los cursos escolares deben ser solo para la enseñanza básica con un maestro que oriente en los temas que a los alumnos les interese en forma particularizada, y en forma de experiencias, no dando recetas de cómo se hacen las cosas, sino dejando que los aprendices se equivoquen, y busquen una solución al problema ellos mismos, por lo cual debe haber en cada aula muy pocos alumnos.

Categorías: Aprendizaje