Educación

Inicio Enseñanza Educador social

Educador social

Publicado por Hilda Fingermann

Diferenciada de la figura del trabajador social, aunque estrechamente unida a su función ya que ambas son complementarias, surge la del educador social, entre los años 1980 y 1990. En España existe desde 1991 la Diplomatura en Educación Social. Su actividad puede ser desempeñada tanto en el ámbito público como en el sector privado.

Un educador social, que debe tener gran preparación en materias como psicología y sociología, y condiciones individuales de gran entrega personal y empatía, interviene en la sociedad para mejorarla, a través de su participación activa en la formación de conocimientos y valores, y asistencia entre aquellos sectores socialmente vulnerables como son los adultos, personas marginadas, niños y adolescentes en situación de calle, adultos que no han concurrido a la educación obligatoria, etcétera, para hacer de ellos personas útiles, que se autovaloren, y que alcancen luego de su intervención, autonomía personal y laboral. Su tarea requiere una sólida formación teórica pero también y fundamentalmente práctica, para saber reconocer los problemas y los modos de solucionarlos o contribuir a aliviarlos.

La labor del educador social no solo es rehabilitadora sino preventiva, y no debe trabajar en forma aislada, sino acompañado por un grupo profesional que interactúe la problemática, individual y grupalmente considerada: médicos, trabajadores sociales, psicólogos, etcétera, para que estas personas encuentran alternativas válidas para encauzar sus vidas más exitosamente.

Por supuesto, no vasta con buena preparación académica, ganas de ayudar y estrategias para que se logren los objetivos buscados. El presupuesto financiero destinado a la concreción de las metas también es imprescindible.

Categorías: Enseñanza