Educación

Inicio Estrategias didácticas Gerber y la educación

Gerber y la educación

Publicado por Hilda Fingermann

Gerber y la educaciónUna de las miradas de la educación que llamamos “nueva” es la de Richard Gerber, que se preocupa en averiguar qué se necesita de la escuela actual para formar a los ciudadanos que sean capaces de transitar con éxito el nuevo siglo. Sostiene que innegablemente el cambio es necesario ya que la sociedad se ha transformado notablemente mientras la escuela continúa casi con las mismas prácticas con las que nació.

El mundo actual ha avanzado tecnológicamente y han surgido nuevos problemas como el uso racional de los recursos y el medioambiente; la adaptación a la diversidad, la necesidad de cohesión. Se presenta un entorno complicado que no puede resolverse con fórmulas prescritas, porque ya no es seguro y previsible sino que está dominado por la transformación y la necesidad de adaptarse a esas variaciones. Por eso se exige tener habilidades de previsión, de imaginación, de ensayar estrategias más que de aplicar certezas.

Los docentes deben poner pasión en su trabajo, conocer la realidad en la que viven y abrirse al cambio, reconocer las diferentes habilidades y los distintos intereses de sus alumnos, usar las nuevas tecnologías, hacer del aprendizaje algo divertido, asombroso y experimental, y el Estado debe darles confianza para la toma de decisiones y no planificar el sistema sin darles libertad de acción.

En su Obra “Crear hoy la escuela del mañana”, expresa la importancia de la educación en nuestras vidas, y ve a la escolarización como un compromiso moral para padres, maestros y empresarios. El actual sistema de enseñanza está atrasado y no se adapta a las exigencias de nuestro tiempo, no otorgando a nuestros jóvenes capacidad de acción. En este libro expone su experiencia como director de la Escuela Primaria Grange, ubicada en el centro de Inglaterra, en la frontera entre las ciudades de Nottingham y Derby. Plantea la necesidad de que los alumnos adquieran confianza para alcanzar altos niveles de creatividad y de relación interpersonal, con amplia conciencia de sus capacidades intelectuales y emocionales, y con pensamiento crítico. Se opone a formar personas para que ocupen los puestos de trabajo disponibles, sino que tienda a que ellas sean lo suficientemente creativas para usar sus capacidades en trabajos nuevos que irán apareciendo o que ellos mismos inventarán en una era donde el cambio es lo que aparece como algo común.

Categorías: Estrategias didácticas