Educación

Inicio Estrategias didácticas Los recreos en la escuela

Los recreos en la escuela

Publicado por Hilda Fingermann

Los recreos son esos espacios destinados a la recreación, el esparcimiento y el ocio, donde los alumnos deberían distenderse de las tareas por unos momentos, para recomenzar con más energías, pues está comprobado que se obtiene mayores resultados cognitivos, cuando la mente se relaja, durante unos momentos. Es el lugar propicio para la socialización entre pares, pero también puede ser fuente de conflictos y agresiones.

En muchos establecimientos se establecen horarios flexibles para el recreo, pues los horarios rígidos, a veces no son los más oportunos. Es frecuente que toque el timbre del recreo cuando recién se ha logrado un clima ideal para el aprendizaje, y la salida al patio obliga luego a recomenzar la motivación y la concentración que se había logrado. Pero esto también es dificultoso, pues el bullicio de algunos en el recreo altera el normal desarrollo de la clase de los que están ocupados, y también es más difícil el control del alumnado en el tiempo de relax.

El recreo fomenta las amistades, pero también los desacuerdos y conflictos. Muchos alumnos se aburren y molestan a los demás o realizan travesuras, o corren atropellando y lastimando a sus compañeros. Es por eso que es recomendable que se organicen actividades para este espacio para quienes las requieran, con juegos programados pero no obligatorios, didácticos o simplemente placenteros, como juegos de mesa o cartas, o facilitarles elementos para dibujar o tocar instrumentos musicales, que ayudan a mantener el orden y evitar el conflicto. Pueden también organizarse actividades físicas para el recreo, supervisadas por el docente, si es del gusto de los niños. No se les debe imponer qué tipo de actividad hacer, pues es su espacio de libertad, siempre que no molesten a otros.

Categorías: Estrategias didácticas