Educación

Inicio General El efecto Mateo en educación

El efecto Mateo en educación

Publicado por Hilda Fingermann

El efecto Mateo en educación, es la aplicación extendida de un fenómeno sociológico que a su vez se tomó de un pasaje bíblico de San Mateo en la parábola de los talentos, donde se expresa en la conclusión, que el que más tiene más recibe, y el que posee menos se verá privado de sus pocas posesiones (materiales o inmateriales) en pos del más rico. En Sociología podríamos dar el siguiente ejemplo: El Banco le dará un crédito con mayor facilidad a quien pueda acreditar que tiene mayores garantías (o sea al que más tiene) y no al pobre que es el que más necesita seguramente de ese dinero, con lo que el rico se volverá más rico y el pobre más pobre.

El efecto Mateo en educación

En el ámbito educacional el que analizó el hecho y le adjudicó la denominación de “efecto Mateo” fue el psicólogo canadiense Keith Stanovich, nacido en 1950, quien observó que quienes adquirían “riqueza” en la expresión escrita y oral a edades tempranas, reforzaban cada vez más esas aptitudes, mientras que quienes tardaban mucho en conseguirlas sentían su fracaso, se resistían a pasar de nuevo por la mala experiencia y por lo tanto leían y escribían menos, lo que los hacía susceptibles de quedar cada vez en mayor desventaja con respecto a los que ya dominaban la lecto-escritura, quienes cada vez eran mejores, pues al estar contentos con sus resultados practicaban cada vez más. Esto crea una enorme ventaja en favor de estos últimos en cuanto al éxito en la escolarización y en sus estudios futuros.

Para revertir este fenómeno es eficaz que los docentes alienten a los niños a hacer avances, les dediquen más tiempo a los que más lo necesitan, felicitándolos por sus logros, por más pequeños que ellos sean, para que sientan el estímulo y que adviertan que son capaces de lograr las metas, ya que una vez que alcanzan algo, irán seguramente por más. Si siempre les decimos que lo que hacen está mal, ni siquiera intentarán mejorar. Intentemos no comparar a los educandos y que los niños no compitan con sus compañeros, sino consigo mismos. Esto no es ni más ni menos que poner en práctica la igualdad de oportunidades, para que los aún no hayan adquirido las habilidades del resto del grupo, puedan ir paulatinamente acercándose a ellos, y no estar cada vez más distantes.

Categorías: General