Educación

Inicio General Sartre y la educación

Sartre y la educación

Publicado por Hilda Fingermann

Jean-Paul Sartre (1905-1980) fue un filósofo existencialista ateo francés que en “El existencialismo es un humanismo” expresó que son las elecciones y acciones humanas las que determinan su esencia. La naturaleza humana es inexistente. La existencia es anterior a la esencia. El hombre se crea a sí mismo a través de sus acciones y a su vez ellas reflejan la concepción de ese sujeto de cómo el hombre debe ser. El hombre resulta ser libre y responsable ante sí mismo y los demás, de la vida que lleva por elección.

Sartre y la educación

“El hombre se encuentra condenado a ser libre” es una frase muy célebre de Sartre, la que puede ejemplificarse según el propio autor lo hizo, del siguiente modo: El protagonista es un soldado cuyo hermano murió durante la Segunda Guerra Mundial por obra de los alemanes, pero su padre colaboraba con los asesinos de su hermano. La elección que se le planteaba a este soldado era alistarse en las fuerzas francesas, abandonar a su madre que había quedado sola y vengar a su hermano o quedarse junto a su progenitora. La decisión solo era del soldado, pues él debía elegir libremente y hacerse responsable de su propia vida, sin que exista ninguna señal que lo oriente en la elección. Para Sartre no hay valores a priori, sino que los construye cada sujeto con libertad, pues al negar la existencia d Dios no hay tampoco un plan creador.

Existir es una casualidad para Sartre, y en este punto el papel de la educación es dejar fluir al educando. Sartre ejerció la docencia en un establecimiento estatal y propugnaba una educación libre, con un maestro que no aconsejara sino que escuchara y observara el despliegue natural del accionar de cada niño que iría construyendo su propio camino vital y sus propias normas. El maestro, dentro de una currícula donde primen las humanidades, debe invitar a cada niño a conocerse, a cuestionar, a elegir y a responsabilizarse por sus decisiones, creando cada uno su propio proyecto personal

Él mismo tenía sus propias reglas como la aceptación de la poligamia y la existencia de matrimonios por contrato a plazo. Denunció a la escuela burguesa como formadora de clases sociales en consonancia con su ideología comunista. La enseñanza que él observa en las escuelas y critica es la impuesta por la ideología dominante, por lo que dista de ser libre.

Categorías: General