Educación

Inicio Sin categoría Educar la inteligencia

Educar la inteligencia

Publicado por Hilda Fingermann

A ser inteligentes puede llegarse a través del aprendizaje, según el constructivismo, lo que puede ayudar a niños, jóvenes, adultos, padres y maestros, a no caer en el conformismo y la resignación de decir, “no puedo (o no puedes) aprender este contenido, pues es muy difícil para mí (o para ti). El efecto Pigmalión es frecuente observarlo en la tarea áulica, y sus consecuencias suelen ser tremendas.

Educar la inteligencia

No podemos negar que cada uno trae una carga genética, una predisposición hacia ciertas materias o habilidades, pero podemos hacer mucho para mejorar lo que la naturaleza aportó en menor medida. La práctica continua, el esfuerzo, la voluntad que pongamos, la confianza en nuestras capacidades y las ajenas, pueden hacer milagros.

El contexto social y cultural en el que el individuo se desarrolla, influyen de modo decisivo en su inteligencia. Los niños necesitan adaptarse a ese medio, tanto en la escuela como en los espacios de educación no formal; e interactuando, van formando su inteligencia.

En nuestras escuelas, se privilegian ciertos tipos de inteligencia por sobre otras, y esto es solo una cuestión cultural. Los resultados son los que hacen que se vayan superando los distintos ciclos de aprendizaje, y vamos creando la convicción de que quien sabe ciertas cosas, es inteligente, olvidando que ser inteligente es mucho más que eso, y que todos lo somos en diferente modo, dependiendo de qué inteligencia estemos educando y tomando en consideración. Un claro ejemplo, lo encontramos en alumnos que han sido destacados en las aulas, y fracasan en el mundo laboral.

Ser inteligente es solucionar problemas, para lo cual debemos educar en lograr el pensamiento crítico, la reflexión, la abstracción, la extrapolación de un conocimiento a otro nuevo, la fijación de metas posibles y los medios para lograrlas. Ser inteligente es adaptarse a los cambios, compartir, saber dar y recibir, negociar, aprender a valorarse y a valorar a los otros. ¿Se trabaja sobre esto en las escuelas?

Categorías: Sin categoría