Educación

Inicio Aprendizaje, Enseñanza Contenidos procedimentales

Contenidos procedimentales

Publicado por Hilda Fingermann

Así como los contenidos conceptuales contestan a la pregunta sobre qué enseñar, referidos a la teoría; a conceptos y proposiciones que deben integrarse a las ideas previas en la estructura cognitiva del educando, los contenidos procedimentales son las herramientas que debe incorporar el alumno para recolectar esos datos, descubrirlos, jerarquizarlos, relacionarlos entenderlos, aplicarlos, etcétera, los que también deben aprenderse significativamente. Responden a la pregunta de cómo aprender, y se refiere a las herramientas a usar en el proceso enseñanza-aprendizaje.

Estos contenidos procedimentales son absolutamente necesarios de incorporar en el aprendizaje si deseamos lograr un estudiante autónomo.

Los procedimientos son modos de actuar, sistemáticos, que conducen a una meta, en este caso, aprender significativamente. Así como los contenidos conceptuales contestan a la pregunta sobre qué enseñar, referidos a la teoría; a conceptos y proposiciones que deben integrarse a las ideas previas en la estructura cognitiva del educando, los contenidos procedimentales son las herramientas que debe incorporar el alumno para recolectar esos datos, descubrirlos, jerarquizarlos, relacionarlos entenderlos, aplicarlos, etcétera, los que también deben aprenderse significativamente. Responden a la pregunta de cómo aprender, y se refiere a las herramientas a usar en el proceso enseñanza-aprendizaje. Estos contenidos procedimentales son absolutamente necesarios de incorporar en el aprendizaje si deseamos lograr un estudiante autónomo. Los procedimientos son modos de actuar, sistemáticos, que conducen a una meta, en este caso aprender significativamente. Aún cuando no se hayan identificado y nombrado como contenidos, los procedimientos siempre se enseñaron pues algunos son destrezas absolutamente imprescindibles de adquirir, como por ejemplo usar el lápiz, que es un procedimiento básico y de observación externa, como lo será posteriormente el uso del compás, la regla o del transportador. Hay otros procedimientos que transcurren en el interior del sujeto, y son más difíciles de percibir e incluso de enseñar y aprender. Sin embargo al igual que los procedimientos y destrezas motrices se adquieren con la práctica. Implican un saber hacer. Si queremos enseñar a un alumno a comparar conceptos o proposiciones, a identificar ideas principales o la técnica del subrayado es probable que las primeras veces presente dificultades, pero se adquieren y se profundizan con el uso cotidiano. Están profundamente ligados a los contenidos conceptuales que son su objeto de acción. Hay procedimientos generales que sirven para todos los contenidos conceptuales, como los ya citados, y otros específicos para cada contenido, como los algoritmos, donde se especifican los pasos para resolver un problema. Los procedimientos heurísticos son más generales y orientativos que los algoritmos, que son específicos. Los heurísticos dan métodos para resolución de problemas pero de tipo general. Para enseñar procedimientos pueden sugerirse la imitación de modelos, enseñarlos en forma directa (por ejemplo mostrar en el pizarrón como se hace un mapa conceptual, a veces dejando espacios en blanco para que el alumno los complete, y se vaya familiarizando) reflexionar sobre las acciones, inducir al análisis, etcétera. Deben ser enseñados gradualmente como cualquier aprendizaje. Antes de hacer un mapa conceptual, por ejemplo, se sugiere comenzar por extraer ideas principales y estructurarlas en un cuadro sinóptico. Además debe respetarse la edad de los educandos, pues su capacidad de abstracción recién comienza en la adolescencia.”>aprender significativamente.

Aún cuando no se hayan identificado y nombrado como contenidos, los procedimientos siempre se enseñaron pues algunos son destrezas absolutamente imprescindibles de adquirir, como por ejemplo usar el lápiz, que es un procedimiento básico y de observación externa, como lo será posteriormente el uso del compás, la regla o del transportador.

Hay otros procedimientos que transcurren en el interior del sujeto, y son más difíciles de percibir e incluso de enseñar y aprender. Sin embargo al igual que los procedimientos y destrezas motrices se adquieren con la práctica. Implican un saber hacer.

Si queremos enseñar a un alumno a comparar conceptos o proposiciones, a identificar ideas principales o la técnica del subrayado es probable que las primeras veces presente dificultades, pero se adquieren y se profundizan con el uso cotidiano.

Están profundamente ligados a los contenidos conceptuales que son su objeto de acción. Hay procedimientos generales que sirven para todos los contenidos conceptuales, como los ya citados, y otros específicos para cada contenido, como los algoritmos, donde se especifican los pasos para resolver un problema. Los procedimientos heurísticos son más generales y orientativos que los algoritmos, que son específicos. Los heurísticos dan métodos para resolución de problemas pero de tipo general.

Para enseñar procedimientos pueden sugerirse la imitación de modelos, enseñarlos en forma directa (por ejemplo mostrar en el pizarrón como se hace un mapa conceptual, a veces dejando espacios en blanco para que el alumno los complete, y se vaya familiarizando) reflexionar sobre las acciones, inducir al análisis, etcétera. Deben ser enseñados gradualmente como cualquier aprendizaje. Antes de hacer un mapa conceptual, por ejemplo, se sugiere comenzar por extraer ideas principales y estructurarlas en un cuadro sinóptico. Además debe respetarse la edad de los educandos, pues su capacidad de abstracción recién comienza en la adolescencia.

Categorías: Aprendizaje, Enseñanza

6 comentarios para “Contenidos procedimentales”





Realizar un comentario