Educación

Inicio Enseñanza ¿Para qué enseñar Matemática?

¿Para qué enseñar Matemática?

Publicado por Hilda Fingermann

La necesidad del aprendizaje de la Matemática es fundamental para el desarrollo del pensamiento lógico, además de ser necesario en sus principios básicos para resolver los problemas cotidianos. En los niños pequeños, de pensamiento concreto, agregar cosas o extraerlas, simular compraventa de artículos sumando precios, añadir o sustraer amigos a su lista, pueden ser situaciones que les ayuden a comprender por qué son importantes los números en nuestras vidas.

Mostrar en alumnos más grandes como puede jugarse con los números para resolver problemas puede resultar mucho más interesante que enseñar técnicas y fórmulas que no encuentren para los educandos sentido práctico.

Al ser la Matemática una ciencia exacta surge para los alumnos el temor de que equivocarse en un número o en un signo puede hacer que todo el ejercicio sea considerado como mal por el docente, al llegar a un resultado erróneo. Por eso, es rol del maestro quitar ese miedo, pues lo importante es que el alumno haya comprendido el camino a seguir, los pasos empleados, considerando todo el proceso para calificar y no solo el resultado. Así se quitará stress, y el educando podrá disfrutar de su pensamiento sin temores. Esto también le irá generando la posibilidad de ganar confianza en su propia capacidad lógica, para luego perfeccionar sus habilidades, prestar más atención a los números y signos y llegar al resultado esperado. Los niños que sienten rechazo hacia la Matemática, en general proviene de su frustración, por no haber conseguido los resultados que el docente requería de ellos en el tiempo esperado, y tal vez solo necesitaban más tiempo, o que se les permitiera equivocarse para aprender de sus errores.

Es aconsejable que a través de la Matemática el docente busque dar respuestas a interrogantes del mundo físico o social, en interrelación con el resto de las materias (por ejemplo sumar países, sumar o restar actividades económicas que en ellos se practican, o incluso problematizar situaciones del mundo artístico, que tiene para los adolescentes un significado especial) para evitar que la total abstracción le impida ver al niño o adolescente el para qué, el fin de su actividad y de su esfuerzo.

Categorías: Enseñanza