Educación

Inicio Estrategias didácticas La Web como fuente de información

La Web como fuente de información

Publicado por Hilda Fingermann

Muchos docentes impiden a sus alumnos recurrir a la Web en búsqueda de información, olvidando la cantidad de sitios confiables que existen, e incluso los numerosos libros de textos subidos a Internet.

Sostienen que la información no se encuentra revisada en muchos casos, lo que es verdad, pero también un desafío para que los alumnos realicen el cotejo, y verifiquen aprendiendo a reconocer, con ayuda del docente, qué sitios pueden brindar información real y cuáles falsas, averiguando de dónde provienen los datos que contienen.

La Web como fuente de informacion

Lo que se debe evitar es creer que porque una información figure en varios sitios de la Web es certera, pues ocurre en muchos casos, que la información es recogida, y pasa copiada y pegada de uno a otro, difundiéndose la falsedad sin corregirse. Cualquiera puede publicar en la Web, por ello conviene informarse sobre el origen de los conocimientos del autor, o directamente descargar libros de textos o ingresar, si los hay, a los sitios oficiales.

No debe quedarse con la información que muestran los primeros sitios que aparecen en los motores de búsqueda, pues puede haber muy valiosa información que no se haya posicionado en los primeros puestos.

Internet es una enorme biblioteca virtual, cuyo aprovechamiento es necesario, especialmente porque en la mayoría de los casos está más actualizada que los libros que podemos encontrar en una Biblioteca tradicional, por supuesto previo análisis de la veracidad del contenido. Sin embargo, me ha ocurrido encontrar en Internet menos errores de los que pueden hallarse en un libro impreso, los que también conviene analizarse críticamente.

En Derecho, por ejemplo, podemos encontrar las leyes actualizadas y realizar un estudio del Derecho Comparado, de manera mucho más eficiente y práctica, pues la renovación y actualización es constante.

No significa con ello que erradiquemos el uso de los libros impresos en papel, pero pueden perfectamente ambos recursos didácticos complementarse, en vistas a un aprendizaje eficaz, y con mayores fuentes de información.

Categorías: Estrategias didácticas