Educación

Inicio General Por qué ir a la escuela

Por qué ir a la escuela

Publicado por Hilda Fingermann

A la mayoría de los niños no les agrada ir a la escuela, aunque nos cansemos de repetirles que allí encontrarán amigos, que aprenderán cosas, que será como otra casa, que la maestra los cuidará y los guiará, porque en realidad es difícil entender esta construcción social que intenta educar en valores sociales y morales, instruir en conocimientos acumulados a los largo de generaciones, desarrollar en plenitud al ser humano físico y espiritualmente, y al mismo tiempo le genera preocupaciones, obligaciones, compromisos, problemas de convivencia, stress, etcétera.

Es algo similar a lo que les sucede a los adultos con el trabajo. Sabemos que es necesario, que nos dignifica, pero al mismo tiempo esperamos ansiosos la llegada de las vacaciones. Por añadidura, los adultos recibimos por el trabajo y esfuerzo realizado una compensación económica, mientras los niños deben esperar bastante tiempo para verificar los frutos de su esfuerzo.

Hay incluso pedagogos y filósofos que descalifican a las instituciones escolares. Los partidarios del marxismo la ven como transmisora de la ideología que domina políticamente la sociedad; mientras que el profesor Roger Schank, solo la considera importante en los primeros años, mientras que luego, aconseja el uso de las nuevas tecnologías para la educación a distancia.

Sin embargo, la escuela, a pesar de todas las críticas que podamos formularle: transmisora de ideología y adoctrinamiento, limitadora de libertades, generadora de falsas expectativas y del espíritu de competencia, etcétera, no puede ser sustituida como formadora de hábitos sociales, como refugio de los que no queda de valores positivos (respeto, solidaridad, amistad) transmisora de cultura, aunque debemos reconocer que queda mucho por hacer, para adaptarla a los nuevos tiempos, sin perder su esencia educadora.

El niño deberá recorrer tal vez un largo camino para entender por qué debe ir a la escuela, ¿o acaso los padres no comprendieron recién de adultos lo valioso que fue asistir a un centro educativo para no quedar relegados del sistema, y contar con mayores herramientas para defenderse en la vida?

El niño necesita para entender la importancia de la escuela ver ejemplos concretos de cómo progresó en ese curso o en ese período escolar, en qué cambiaron sus conocimientos y habilidades (antes no sabías dividir y ahora sí, por ejemplo) y hablarles de personas que hayan estudiado y otras que no. Si bien seguramente algunas no necesitaron del colegio para destacarse, la mayoría solo logró un bienestar económico, pero sobre todo espiritual, tras el paso por las aulas. Solo quien ha desarrollado su razón puede entender su paso por la vida, o buscar respuestas que lo eleven por sobre otros seres animados que solo buscan la satisfacción de sus necesidades inmediatas.

Categorías: General