Educación

Inicio Enseñanza Educando al soberano

Educando al soberano

Publicado por Hilda Fingermann

Educar al soberano es una frase que le pertenece al educador y político argentino, Domingo Faustino Sarmiento, quien dedicó buena parte de su vida a la tarea de enseñar, entendiendo que la educación es fundamental para el desarrollo de los pueblos y formador de ciudadanía, en una sociedad democrática, donde el pueblo tiene la responsabilidad de elegir a sus gobernantes, y por lo tanto, deben hacerlo con conocimiento, responsabilidad y privilegiando valores fundamentales.

Sarmiento consideraba que se debía enseñar imitando la cultura europea, que era fuente de su admiración. Gran defensor de la inmigración en nuestro país, luchó contra la ignorancia, aunque no consideraba educables ni a los gauchos ni a los aborígenes.

Sin embargo, las primeras maestras que arribaron al país traídas bajo la presidencia de Sarmiento, para sembrar los primeros establecimientos públicos laicos, a fines del siglo XIX, eran estadounidenses, educación que también admiraba. Sarmiento quería una educación popular, sin distinción de sexos, y libre de influencia religiosa. Tuvo una gran influencia de Rousseau. Sin embargo la ley 1420 que impuso la educación gratuita, laica y obligatoria se logró sancionar durante el mandato presidencial de Julio A. Roca, en 1884, con la férrea oposición del catolicismo que logró reimponer la educación religiosa entre 1943 y 1946, año este último en que el presidente Perón logró retirarla.

Actualmente la frase “educar al soberano” mantiene toda su vigencia. La escuela debe ser formadora ante todo de valores, individuales y sociales, para crear ciudadanos que sepan participar activamente y con espíritu crítico y solidario en pos del desarrollo, sin descuidar la equidad.

Categorías: Enseñanza