Educación

Inicio General Enseñar a compartir

Enseñar a compartir

Publicado por Hilda Fingermann

Enseñar a compartir es relativamente fácil a partir de la escolaridad primaria, pero es sumamente difícil en la etapa del Jardín de Infantes, ya que los pequeños hasta los 4 años aproximadamente tienen muy arraigado el concepto de propiedad y muy poco tienen en cuenta las necesidades de los demás. Todo se centra en su propia persona, lo que desean es la prioridad, y los otros lo estorban si quieren lo que “les pertenece”, aún cuando no sea realmente suyo, sino parte del salón de clases, o un juego del parque. En este caso se debe diferenciar lo que es realmente del niño, y que tiene derecho a hacer con eso lo que desee, pues también los adultos decidimos si prestamos o no nuestras cosas y las que son de todos, donde deberá explicársele que deberá respetar su turno y su tiempo de uso.

Lo peor que puede hacerse es obligar al niño a compartir. Ser generoso debe ser un sentimiento que se vaya forjando en él por convicción y no por obligación. Debe estimularse mostrando que jugar con otros resulta más divertido, organizando actividades grupales, leerles cuentos donde los protagonistas sean niños o animalitos generosos que con su actitud se sientan felices, etcétera. Jamás decirles “préstale, no seas malo” pues lo hará contra su voluntad y se sentirá frustrado, además de herir su autoestima. Lo que tampoco debe hacerse es compararlo “Juan presta sus cosas, no como vos”.

Lo más importante como siempre ocurre, es educar con el ejemplo. La maestra puede invitar a otra “señorita” a compartir una actividad con sus alumnos que ella preparó. Pueden entre todos los niños del jardín decorar la institución o hacer una tarea solidaria, como ofrecerles cuando ya tienen al menos 4 años, que donen los juguetes que ya no usen para entregarlos a niños que no tienen, y llevarlos a ellos a realizar la entrega (nunca obligarlos, solo ofrecerles).

Categorías: General