Educación

Inicio Enseñanza ¿Qué es la ESI?

¿Qué es la ESI?

Publicado por Hilda Fingermann

En el año 2006, el mismo año en que se sancionó la Ley Nacional de Educación en la Argentina, fue promulgada la ley 26150 de Educación Sexual Integral, que otorga un espacio dentro del currículum, al conocimiento, respeto y cuidado del propio cuerpo; al ejercicio responsable de la sexualidad, al reconocimiento de los derechos de los demás, en cuanto a decidir sobre su identidad de género y sexualidad; evitando cualquier tipo de discriminación.

No se trata de una materia específica, sino de promover espacios para el diálogo, la reflexión y el debate desde cada asignatura, en el marco del proyecto educativo de la escuela, y de acuerdo a la etapa escolar en que esté atravesando el alumnado.

La idea es dejar de lado el concepto de la sexualidad como tabú, incorporar la idea de diversidad de géneros; poder expresar miedos y situaciones que les toca o les ha tocado vivir, para denunciarlas si así correspondiera; reconocer comportamientos peligrosos para su propia integridad física y psíquica; aceptarse a sí mismo y al otro, en sus elecciones, sin juzgar, mientras sus conductas no afecten los derechos de otros. Los temas son variados, e incluyen el proceso de lucha de las mujeres y el colectivo LGBT para conquistar sus derechos; la diferenciación entre sexo y género; la superación de la sociedad patriarcal, la prevención del embarazo adolescente; los embarazos no deseados; el abuso sexual intra y extra familiar; los noviazgos violentos; las leyes que los protegen; adonde recurrir en caso de estar viviendo una situación que vulnere sus derechos, etcétera.

La familia, los centros de salud y las organizaciones sociales, deben estar involucradas en el tratamiento de los temas.

Puede implementarse mediante juegos de rol, videos, láminas, películas, lectura de cuentos, dependiendo la profundidad y tipo de abordaje del interés de los alumnos y de si están en la etapa de escolarización inicial, primaria o secundaria.

Sin embargo, y a pesar de su importancia, no todos los docentes brindan un espacio para este contenido transversal; muchas veces porque los maestros y profesores reconocen no tener la formación necesaria para tratar los temas, a lo que se suma que muchos padres no están de acuerdo con la educación sexual en las escuelas, por abordar temas que se hallan reñidos con sus concepciones morales tradicionales o ideas religiosas. La disparidad en el abordaje, se observa entre provincias y niveles educativos. A medida que se avanza en las edades, decrece la aplicación de la ESI, porque las temáticas se vuelven más complejas y los prejuicios mayores.