Educación

Inicio Estrategias didácticas Benjamín Bloom y su taxonomía

Benjamín Bloom y su taxonomía

Publicado por Hilda Fingermann

Hacer una taxonomía es clasificar, y esto fue lo que se propuso el psicólogo educacional Benjamín Bloom, de origen estadounidense, cuya vida abarcó gran parte del siglo XX (1913-1999).

Además de otros estudios sobre el aprendizaje, Bloom realizó una taxonomía o clasificación de los objetivos educacionales, tomando en consideración los tres dominios psicológicos involucrados en los objetivos que deben tenerse en cuenta en el proceso educativo: el cognitivo (procesamiento significativo de la información ingresada), el afectivo (valoraciones y actitudes que se toman con respecto a ese contenido), y el psicomotor (habilidades y destrezas físicas); y las operaciones mentales que en ellos se desarrollan, a las que ordenó jerárquicamente de menor a mayor según su complejidad, y de la dependencia de la operación ubicada anteriormente.

Los educadores deberán ir avanzando por niveles en sus propósitos, de lo más simple a lo más complejo. El objetivo más desarrollado por Bloom fue el cognitivo, donde plantea los siguientes pasos:

Primero, se debe lograr el conocimiento de la información (leyendo; reconociendo datos, como fechas, lugares o hechos). Una vez recolectada la información se necesita comprenderla (para ello se deberá ordenarla, resumirla, ejemplificarla, etcétera). Ya recogidos los datos y comprendidos, la nueva fase es la aplicación a situaciones concretas y novedosas. Llegada a esta instancia sobreviene la etapa de análisis, de descomponer el todo en partes, para clasificarlo, compararlo, sacar conclusiones y formular hipótesis. Luego de dividida y analizada la información se la debe reconstruir en una síntesis creativa, con aportes personales. Por último encontramos la evaluación, donde se debe hacer aportes críticos a lo indagado, sacando conclusiones.

Categorías: Estrategias didácticas