Educación

Inicio Estrategias didácticas Técnica de simulación

Técnica de simulación

Publicado por Hilda Fingermann

La técnica de simulación en la enseñanza es muy útil para lograr un aprendizaje significativo, y recrear experiencias que serían imposibles de vivenciar en la realidad, tal como ocurre por ejemplo con los hechos del pasado.

Simular situaciones históricas, con láminas que representen paisajes de época, vestimentas acordes, mobiliario, etcétera, puede ayudar a la ubicación temporal, tan difícil de visualizar desde un libro de textos. Los alumnos pueden tomar el rol de alguno de los personajes “ponerse en su piel” y así participar de los acontecimientos que ya no le resultarán ajenos.

Es posible aplicar esta técnica en todas las etapas de la escolaridad, incluso en la universidad. Un alumno de medicina puede simular ser un paciente y fingir ciertos síntomas, para que otro compañero realice el diagnóstico de la enfermedad; un alumno de Derecho puede simular un conflicto con otro, asumiendo los roles de actor y demandado, mientras otro alumno tomará el papel de juez, etcétera, lo que los ayudará cuando tengan que enfrentarse en su vida profesional con casos concretos.

Los avances tecnológicos permiten actualmente realizar por medio de las computadoras, simulaciones, cuya semejanza con la realidad resulta asombrosa, y por medio de ellas, efectuar ciertas técnicas o prácticas muy riesgosas de realizar al principio en forma real, como una intervención quirúrgica, o una práctica de vuelo.

Es una técnica que produce un alto grado de motivación y la participación activa del educando. Desarrolla habilidades y destrezas, estimula el espíritu crítico, permite visualizar las consecuencias de su accionar, y aplicar en forma práctica los conocimientos teóricos adquiridos.

Categorías: Estrategias didácticas