Educación

Inicio General Creencias del docente

Creencias del docente

Publicado por Hilda Fingermann

El docente no es una computadora al frente de la clase, es un ser sensible, que transmite sus conocimientos a los alumnos, los guía, los orienta en la búsqueda del saber, los ayuda a descubrir valores, a interactuar con sus compañeros de manera cooperativa y solidaria, les marca límites; pero en ello también incluye su personalidad, sus creencias, su modo de ver el mundo. Es imposible que existan dos docentes iguales, pues son todos diferentes como seres humanos, y eso también se percibirá en sus clases.

Las creencias docentes

Podemos establecer enormes diferentes en una clase de Historia dada por un docente agnóstico y uno religioso; entre una clase de Matemática dada por un docente tradicional y otro creativo; o una clase de Geografía expuesta por quien conoce empíricamente los lugares que enseña que el que los ha aprendido de un manual. Esto no significa una valoración positiva o negativa de unos u otros, simplemente se percibirá la diferencia.

En cuanto a las creencias, o sea lo que aceptamos como verdadero sin haberlo comprobado más que con algunas experiencias previas, todas las personas las tenemos, y los docentes no escapan a ello. Son en general, inconscientes, y muchas veces limitan o mejoran nuestra actividad, perjudicando o beneficiando a los educandos. Ejemplos: cuando creemos que este alumno o este grupo no es capaz de aprender alguno de los contenidos del currículo, y entonces omitimos ese tema “porque es muy difícil”, en lugar de buscar otra estrategia pedagógica; o por el contrario, cuando creemos que un alumno es muy creativo, y estimulamos su imaginación; respectivamente. Es por ello que las creencias positivas deben imperar en un buen maestro. No debemos dar como seguro que estos alumnos no pueden aprender porque no lograron hacerlo tras uno o dos intentos; tal vez tengan otro tipo de inteligencia, dentro de las múltiples que poseemos, o la clase no fue motivadora, o hubo algún elemento distractor, etcétera.

Algunos docentes creen que para ser respetados deben tratar a sus alumnos con distancia, sin generar un lazo de confianza y de diálogo. Otros creen que los alumnos que pertenecen a familias de padres no escolarizados, no pueden realizar tareas en el hogar pues no cuentan con la guía de un adulto, y entonces, retardan su proceso de aprendizaje, etcétera.

Animarse a enfrentarse con sus propias creencias, intentar una y otra vez generar oportunidades para crear una generación libre, educada y sin prejuicios; hace a la responsabilidad de un buen docente, que debe apostar a sus creencias cuando sean positivas y erradicar las negativas. Siempre en docencia se puede hacer algo más.

Categorías: General