Educación

Inicio General Injusticias escolares

Injusticias escolares

Publicado por Hilda Fingermann

La vida no siempre es justa, y los seres humanos menos aún, ni siquiera cuando estemos formados integralmente, intelectual y moralmente. La escuela es el lugar donde los niños depositan muchas expectativas, que no siempre se cumplen, y una de ellas es que el maestro sea equitativo con sus alumnos.

¿Qué es ser justo? Ya filósofos griegos como Platón; o romanos como Ulpiano, dijeron que ser justo es dar lo que a cada uno le corresponde, pero… ¿Quién puede ser capaz de discernir lo que efectivamente merece cada ser humano? Es una tarea muy difícil a veces cuando las situaciones no son demasiado claras: ¿Se debe estimular a un niño con una calificación más alta aunque no la merezca? ¿Conviene aprobar a todos los alumnos con la misma calificación para desalentar la competencia? ¿Cómo imponer un castigo en su justa medida? ¿Es bueno ser demasiado generoso con las notas? etcétera.

Injusticias escolares

Los niños y adolescentes son particularmente sensibles a las injusticias y aunque nos parezca que darles más de lo que les corresponde les agradará, eso solo nos pondrá ante sus ojos como una persona poco confiable y seria. Si bien no podemos asegurarnos ser justos en un cien por ciento, todas las decisiones que tomemos al frente del aula deben ser fundadas. Debemos tener respuestas ante sus dudas y argumentos para justificar nuestras actitudes, cumplir nuestra palabra, corregir las tareas con esmero y en término, no faltar sin motivo, llegar puntualmente, no tomar partido por uno de los alumnos en caso de discusión entre ellos, etcétera. Los alumnos nos juzgan a cada momento, y somos uno de sus valiosos referentes. Ellos deben comprender que podemos equivocarnos, pero no que no tomamos los recaudos suficientes para que la escuela sea un lugar donde quien se esfuerza tenga su reconocimiento y quien no lo hace, aprenda a responsabilizarse por su accionar negativo.

Categorías: General