Educación

Inicio Aprendizaje Aprender el lenguaje

Aprender el lenguaje

Publicado por Hilda Fingermann

Según la gramática estructural nacida a partir de Saussure en el siglo XX, el lenguaje es el conjunto de signos que de modo estructurado supone un sistema de significaciones, compuestos por palabras u otros signos extralingüísticos, como objetos culturales con significado, como la ropa, la comida, el cine, las imágenes (según Roland Barthes). Otros lenguajes sin palabras pueden ser el de señas de los sordomudos, los signos lógicos o matemáticos, o los símbolos químicos. También se entiende dentro del lenguaje el expresado por medio del cuerpo (lenguaje corporal).

El lenguaje le es imprescindible al hombre como animal social, dado que por su intermedio expresa sus sentimientos, describe lo que lo rodea, solicita ayuda o la ofrece. Sin embargo las palabras, a diferencia de otros signos tienen además de un valor denotativo o indicativo, un valor connotativo, pues a través de ellas se expresan sentimientos, ideas o proyectos.

La adquisición del manejo verbal es gradual, y depende según Piaget de las etapas evolutivas, comenzando y perfeccionándose entre el año y los 7 años, en la etapa preoperaciuonal que le permitirá acceder a las restantes, siendo el momento propicio para aprender su propia lengua u otra.

Para María Montessori el niño aprende a hablar la lengua de su cultura a partir de sus vivencias, absorbiendo lo que escucha y ve.

Para adquirir y emplear el lenguaje se necesita que todas las funciones psicológicas se pongan en funcionamiento. Es importante empezar con el estudio del lenguaje con estimulación temprana, tanto del propio idioma como si se desea aprender una segunda lengua.

El psicólogo canadiense Steven Pinker, nacido en 1954, publicó en 1994 su obra “El instinto del lenguaje” al que considera como una capacidad innata, que evoluciona por selección natural. La mente ya viene “programada” y no es una hoja en blanco, sino que está llena de potencialidades.

Muchos trastornos del lenguaje como el tartamudeo se deben a perturbaciones psicológicas susceptibles se ser tratados por especialistas en psicoterapia.

Con respecto al lenguaje escrito, que ya no es espontáneo como el oral, sino que necesita de la intervención pedagógica, hay distintos métodos para su enseñanza. Pestalozzi utilizaba tablillas que servían para aprender letras y números. Primero se enseñaban los sonidos, para luego aprender palabras y frases. Decroly, en cambio, usaba un método globalizador, partiendo del aprendizaje de palabras y frases. La psicogenesis del lenguaje, propio de los cognitivistas, consideran que el niño ya posee ideas sobre el lenguaje escrito que debe aplicar y deciden dejarlo libre para que escriba como sienta sin importar tanto que utilice bien las letras que forman las palabras sino lo que intente expresar.

Categorías: Aprendizaje