Educación

Inicio Estrategias didácticas Maestras eran las de antes

Maestras eran las de antes

Publicado por Hilda Fingermann

Frase más que escuchada en nuestros día cuando las abuelas actuales recuerdan con cariño y añoranza las maestras que ellas tuvieron, ejemplo de dedicación, esfuerzo, sacrificio, conocimiento, paciencia y orden. Su moral debía ser incuestionable en el ámbito público y en el privado. Se presentaban en el aula, impecables, cariñosas pero firmes, rodeadas de un halo de santidad que difícilmente se podía discutir. Cualquier duda de los niños se resolvía en: “Pregúntale a la maestra” o “Lo dijo la maestra”, incuestionables repuestas, dogmáticas, que no permitían la mínima duda, a la manera de un precepto de la Biblia. El maestro o más precisamente la maestra, que como mujer y madre era la más adecuada para cumplir el rol de “segunda mamá” era el que debía transformar la sociedad, con una misión sagrada, y así se las preparaba en las escuelas normales, formadoras de maestras, creadas en Argentina en una primera etapa entre 1870 y 1885, título al que se accedía hasta la década del 70 terminado el secundario.

Maestras eran las de antes

La Pedagogía que regía su función se basaba en el positivismo y por ende en la aplicación del método científico. Se debía exaltar en los niños el espíritu patriótico en un país en formación conformado por muchas culturas inmigrantes; el respeto a la autoridad y a sus compañeros, y prevalecía la cultura del esfuerzo, la competitividad y el sistema de premios y castigos.

En esta época la mujer maestra era vista como educada, con una profesión honorable y calificada. En el hombre se aspiraba a que llegara a acceder al ámbito universitario o a algún empleo más redituable para sostener el hogar.

Los que alguna vez, viendo estas maestras actuales, que permiten el desorden, que toleran expresiones, que no castigan, que educan el libertad; evocan a aquellas maestras, debieran preguntarse si tendrían cabida en esta sociedad desprejuiciada, tecnológica, cambiante, globalizada, esas “señoritas” inmaculadas, o si saldrían espantadas o perseguidas por un grupo de rebeldes pequeñitos que no se reflejarían en ese modelo. Es cierto que algunas cosas se deben rescatar, pero adaptadas a la época. El valor del conocimiento y del respeto, deben seguir siendo prioritarios, lo que en gran medida vemos se va perdiendo. Educar en libertad, en espíritu crítico, en un ambiente relajado y bajo la guía de un docente que no lo sabe todo, pero debiera saber bastante, no es incompatible con aquellos otros valores fundamentales. No es blanco o negro; no es autoritarismo o falta de respeto; ni memorizar o no aprender nada; es hallar ese punto medio tan deseado que exige el don de la prudencia.

Categorías: Estrategias didácticas