Educación

Inicio Enseñanza La enseñanza de la Literatura

La enseñanza de la Literatura

Publicado por Hilda Fingermann

Enseñar Literatura comienza como en todas las asignaturas, pero especialmente en ésta, con la motivación. Despertar curiosidad en el alumno sobre las creaciones literarias, iniciarlos en el placer de la lectura y del conocimiento de quienes escribieron las obras y en qué circunstancias personales e históricas, es una labor ineludible del docente para que el alumno se deje llevar por la lectura, se involucre en ella, y despierte su imaginación. Este es uno de los fines primordiales de la Literatura, enseñar a soñar, a crear, a imaginar, además de ampliar su vocabulario y su capacidad de expresión oral y escrita.

Si los docentes lograran desde edades tempranas despertar el interés por la lectura tendremos alumnos con un vocabulario mucho más rico y una mayor capacidad de comprensión lectora, de aptitud para el diálogo, más apertura mental y espíritu más soñador y crítico.

La agitada vida moderna ha quitado en muchos hogares ese precioso tiempo que los padres dedicaban a leerles cuentos a sus niños, y tanto progenitores como hijos, prefieren fascinarse frente a la pantalla del televisor, lo que debe ser revertido desde las escuelas, para llevar por ejemplo como tarea para el hogar, leer cuentos en familia y comentarlos e ilustrarlos.

Seleccionar los textos a leer de acuerdo a la edad de los educandos, a sus intereses y a las necesidades de su formación, es una tarea difícil pero fundamental, para aprender a disfrutar de la lectura, creando un hábito que sería sumamente provechoso que se continúe practicando durante toda la vida.

Analizar lo que otros han escrito, por qué lo han hecho, y en qué circunstancias, ayuda también a la propia creación literaria, que debe ser estimulada entre los jóvenes.

Categorías: Enseñanza