Educación

Inicio General El docente y la cultura

El docente y la cultura

Publicado por Hilda Fingermann

La cultura es el producto del accionar humano, y de su poder creativo y transformador. El hombre crea permanentemente cultura a través de su trabajo, de sus estudios, de su arte y de su ciencia, y las va transmitiendo a través de las generaciones, siendo cada comunidad dueña de una cultura particular, que le da su propia idiosincrasia. Ese conjunto de saberes, producciones y valores, que cada sociedad ha atesorado para que se conserve a los largo de los tiempos, es la cultura que el maestro debe ayudar a sus alumnos a descubrir, y valorar críticamente.

No se trata de adoctrinar, sino de reflexionar sobre nuestros productos culturales y los ajenos, compararlos, y si es posible, mejorarlos. Un maestro que impone contenidos y valores, sin permitir cuestionamientos, estanca la cultura, la cristaliza, y convierte a las nuevas generaciones en esclavos de ideas y pensamientos. Se debe educar para la libertad, para aceptar los valores que se consideran positivos por elección y no por temor al castigo; y si se cuestionan válidamente, saber escuchar, pues tal vez ha llegado la hora del cambio, siempre que los argumentos sean sólidos y legítimos.

El maestro enseña, pero a la vez debe saber escuchar, cada alumno es un ser pensante, que no modelaremos a nuestro capricho, sino que solo orientaremos; poniéndole límites solamente cuando sus conductas afecten a terceros, o a valores universales, como por ejemplo el de la vida.

Recordemos que la cultura avanza y cambia, que los valores pueden cuestionarse y variar su posición en la escala; que el relativismo cultural implica la aceptación de disensos, y que es bueno que los alumnos aprendan a respetar lo diferente; lo que sólo harán si previamente, ellos son respetados.

Categorías: General